Nuestro blog

PROBLEMAS USUALES DE FONTANERÍA EN EL HOGAR

¿Siempre tienes los mismos problemas de fontanería en tu domicilio? ¿Crees que tienes la negra, y que nadie tiene tantos problemas de fontanería como tú? Este es tu artículo entonces, ninguno estamos libres de sufrir averías en fontanería, son inevitables, y las sufrimos todos.

Hoy te contamos las averías más comunes con las que todos tenemos que lidiar año tras año en nuestros hogares.

Lo más efectivo en estos casos es contar con un profesional de confianza que nos solucione el problema de forma rápida y con garantías.

Comenzaremos con los malos olores. Esto es un mal común, y muchas veces no podemos remediarlo, ya que sus causas pueden deberse a un mal mantenimiento o a una mala utilización de las tuberías por nuestra parte, y otras no. Si crees que el culpable eres tú, ponle remedio cuanto antes. Es necesario saber y conocer que tipo de productos y materiales no son adecuados para las tuberías. Y empezar por aquí sería una buena opción. Los malos olores pueden evitarse cambiando nuestras costumbres diarias, muchas veces somos nosotros la causa.

Problemas con la cal. La cal es un gran mal en la fontanería, y es cierto que esto ya va a depender de dónde vivamos. El agua siempre va a arrastrar cal con ella, pero en ciertos lugares o territorios, llevará mucho más que en otros, y esto sol depende de la tierra del lugar. De ahí hablaremos de agua más dura o menos dura. De igual forma el mantenimiento correcto y periódico de nuestras tuberías y grifos es la mejor solución a este problema.

Problemas de aire en nuestras tuberías. Si escuchas ruidos extraños, es posible que sea por esta razón. Las tuberías cogen aire de vez en cuando, y es necesario eliminarlo para que no cause daño en el interior de nuestras tuberías.

Atascos en tuberías. Estos hoy en día son inevitables prácticamente, y se debe a nuestras costumbres en la mayoría de las veces, en nuestras malas costumbres. Ha llegado un punto en el que para nosotros todo vale respecto a las tuberías y desagües, y es necesario recordar que el váter no es un cubo de basura, y nuestras tuberías no son trituradoras. Debemos cambiar nuestros malos hábitos adquiridos de un tiempo para acá, y volver al pasado, en el que hacíamos las cosas bastante mejor respecto a este tema.

Contacta con un buen profesional del sector de la fontanería, y realiza un mantenimiento períodico.

Sanciones por manipular el contador de agua

Manipular el contador de agua es un delito grave que es multado excesivamente por las compañías suministradoras de agua. Se han reportado muchos casos como estos en los últimos años, donde la mayoría de personas son halladas culpadas y obligadas a pagar la multa por su delito para poder volver a disfrutar del servicio de agua. Sin embargo, muchas otras personas que son acusadas de manipular el contador de agua realmente son inocentes y, por ende, son multadas de manera injusta. Por ello es necesario que un abogado especializado en fraudes valore en caso y presente la mejor defensa posible para evitar una multa injusta.

Para esas personas que les quitan el contador de agua sin ser culpables va dirigido el presente artículo. A continuación, te diremos cómo debes proceder para recuperar el contador de agua y así poder tener agua en tu domicilio luego de que te cortaron el servicio injustamente.

Yo no he manipulado el contador de agua, ¿a quién reclamo?

El personal de inspecciones de la compañía suministradora del servicio, encargado de detectar manipulaciones en contadores de agua, es el que tras ver el contador de tu domicilio notificará si lo has manipulado o no. Para ello, tienen que hacer una inspección in situ en la que podrás estar tú presente o no. Normalmente, cuando se quita injustamente el contador de agua, la persona no está presente en su hogar, por lo que no puede reclamar ante nadie. Solo le quedará llamar a la compañía, donde le dirán cuánto de pagar como sanción para que le vuelvan a instalar el contador de agua por haberlo trucado.

En más de una ocasión se han encontrado culpables a las compañías suministradoras por estafa al intentar sancionar a los clientes por una manipulación que no han cometido. Por tanto, sí existe la posibilidad de demostrar tu inocencia y no pagar nada para que pongan el contador de agua, aunque, hay que admitirlo, es difícil ya que estas compañías tienen un muy buen equipo de abogados. Para contrarrestar esto último, te aconsejamos contratar a un buen despacho de abogados que te asesore debidamente y te brinde todas las herramientas legales necesarias para lograr tu objetivo que es tener nuevamente el contador de agua y el servicio hídrico, por supuesto.

El procedimiento para realizar una reclamación, en caso de que te hayan quitado el contador de agua y tú no lo hayas manipulado, comenzaría por intentar contactar a la compañía que te ha multado y hacerle saber de tu inocencia. Lo normal es que no te presten atención, por lo que el siguiente paso será acudir al juzgado mediante las vías respectivas para llevar el caso a los Tribunales. En ese sentido, te recomendamos que pagues la multa para que no te quedes sin el servicio de agua durante todo el tiempo que le tomará al juzgado dar una sentencia sobre tu reclamo. En caso de que ganes y demuestres tu inocencia, la compañía te devolverá el dinero que les pagaste por la multa y, además, podrás solicitar una indemnización por daños morales.

El contador de agua también es quitado por impago

Si no has pagado la factura de agua y ya se ha cumplido el plazo que te ha dado la compañía para pagarla, lo más probable es que te corten el suministro de inmediato. Además de eso, si pasan más de 15 días y aún no has pagado la factura, la compañía procederá a quitar el contador de agua que, al fin y al cabo, es de su propiedad y a ti solamente te lo alquilan. Es decir, para ellos de nada vale tener un contador de agua en tu domicilio si no vas a pagar la factura de agua (donde se incluye el alquiler del contador), por lo que prefieren quitarlo.

La manera de resolver este problema en particular es bastante sencilla: paga la factura de agua que debes y, además, deberás pagar el reenganche o la instalación del contador de agua que te han quitado. Por lo general, se cobra mínimo 60 euros por ponerte nuevamente el contador de agua, así que no te sorprendas cuando veas esa cifra sumada a la factura de agua que aún debes.

Cuida las bajantes de tu bloque o comunidad

Las bajantes es el conducto vertical que recoge las aguas residuales o fluviales de las distintas plantas de la vivienda. Con esto entenderás la importancia de mantener siempre limpios y cuidados los bajantes de la vivienda, ya que parece que no, pero suelen obstruirse muy a menudo por culpa de las lluvias y los materiales que se posan en ellas.

Mantener estos conductos en buen estado es muy importante, sobre todo a la hora de evitar desagradables atascos de las aguas residuales de la zona, por ello te vamos a explicar como evitar estos problemas en los siguientes párrafos.

Buen uso y mantenimiento de las bajantes

Hay algunas precauciones que se deben tomar a la hora de tener en cuenta las bajantes, ya que hay tres secciones.

  • Precauciones que tomar. Lo primero es evitar verter productos que contengan aceites que puedan engrasar las tuberías, además de ácidos fuertes o agentes no biodegradables. Las personas que se encarguen del mantenimiento deben mantener siempre el agua en los sumideros, además de sifones individuales para así evitar los malos olores.
  • Prescripciones. En el caso de que haya que hacer un vertido de residuos muy agresivos lo mejor es diluirlos al máximo para así evitar que se deteriore la red de bajantes. Si se detecta alguna otra animalia por parte de los vecinos lo mejor es avisar a alguna empresa autorizada en limpiezas y desatascos industriales para que pueda proceder a reparar los defectos.
  • Prohibiciones, no se debe tirar nunca al inodoro objetos que obstruyan las tuberías de los bajantes, no se deben usar las tuberías metálicas como elementos de puesta a tierra para los aparatos eléctricos. No se debe arrojar ningún vertido por las bajantes, además de que es importante evitar tirar bolsas de plástico o pañales.

Mantenimiento de los bajantes

Hay dos medidas que se deben tomar para cuidar los bajantes de la vivienda, ya sea para revisión o para hacer algún tipo de mantenimiento.

  • Cada mes. Hay que verter agua caliente, soda o incluso soda caustica, siempre con mucho cuidado ya que puede producir quemaduras en la piel, esta mezcla se echa por los fregaderos, donde conseguiremos desengrasar las paredes de los bajantes del edificio.
  • Cada año. Hay que estar atentos de los encargados de mantenimiento en la comunidad o bloque, sobre todo que estén pendientes en comprobar si la red de bajantes funciona correctamente.

Con estas medidas podrás reducir las probabilidades de problemas con las tuberías, por ello siempre conviene contar con una buena empresa de fontanería para que realice el proceso cada cierto tiempo, una buena forma de minimizar los problemas.

Cómo desatascar un fregadero

Los atascos pueden aparecer en cualquier conducto donde fluya agua con ciertos residuos sólidos, potencialmente sedimentables. Partiendo de esa definición, todas las tuberías de desagüe de nuestras viviendas corren el riesgo de sufrir un atasco en cualquier momento y ninguna está a salvo de este molesto y desagradable problema. En ese sentido, los desagües donde fluye la mayor cantidad de residuos sólidos disueltos de nuestra casa son los más vulnerables a padecer atascos. Por tanto, los fregaderos se suelen atascar constantemente, ya que es en nuestra cocina donde fluye la mayor cantidad residuos provenientes de los restos de comida adheridos a los platos sucios que lavamos en el fregadero.

Son muchos los tipos de atascos que sufren los fregaderos; desde atascos leves fácilmente removibles mediante métodos caseros, hasta atascos graves que requieren la asistencia técnica de un fontanero profesional. Por suerte, la mayoría de atascos en fregaderos suelen ser leves y basta con aplicar algunos remedios domésticos para solucionarlos. No obstantes, si las soluciones caseras no se aplican con prudencia, se corre el riesgo de no sólo dañar la tubería, sino también de producir el efecto contrario, es decir, agravar el atasco y hacerlo más difícil de solucionar.

Debido a lo anterior dicho, la solución infalible y la que suele ser menos costosa y más rápida es llamar a un fontanero profesional para que desatasque nuestro fregadero. Si lo hacemos nosotros mismos, las posibilidades de que salga bien son de un 50%, mientras que si lo hace un fontanero las posibilidades de que el desatasco sea efectivo y rápido se elevan a un 100%. Así que, tú decides, puedes elegir el método seguro o aventurarte a desatascar tú solo el fregadero. De todas formas, en las venideras líneas explicamos cómo desatascar un fregadero, por si es de tu interés.

Maneras esenciales de desatascar un fregadero

Si crees que no hacen falta los conocimientos de un profesional, ni mucho menos la experiencia, para dar solución al atasco que tiene tu fregadero, ya que, según tu intuición, no parece grave y se ve sencillo de eliminar, entonces es momento de proceder a conocer las maneras esenciales de desatascar un fregadero.

En primera instancia, el método casero más conocido para desatascar cualquier tubería es el de aplicar bicarbonato de sodio y vinagre al atasco en cuestión para ablandarlo y posteriormente eliminarlo con agua hirviendo. Este método realmente funciona con atascos leves, y con los atascos graves solo los ablanda un poco. Lo que quiere decir que no pierdes nada intentándolo, al contrario, logras disminuir, aunque sea un poco, el impacto del problema.

Por otra parte, el método del bicarbonato de sodio y vinagre suele ser bastante recomendado, incluso por los fontaneros profesionales, por ser muy fácil de aplicar y porque además no hay posibilidad de que agraves la situación o causes un daño grave o leve a tu desagüe o tubería. Realmente es una manera limpia, amigable con el ambiente y segura de intentar desatascar tu fregadero sin ayuda de un fontanero profesional.

Guía paso a paso para desatascar un fregadero

¿Ya tomaste la decisión de desatascar tú solo el fregadero? Si la respuesta es no, entonces llama de una vez al fontanero, pero si la respuesta es sí, entonces manos a la obra; conozcamos qué se necesita para desatascar un fregadero. Primero que nada, reúne un poco de bicarbonato de sodio (unos 200 g aproximadamente) y suficiente vinagre (100 ml). Además, debes contar con mucha agua sanitaria en estado de ebullición, por lo que te recomendamos que empieces ahora mismo a calentar el agua.

Todo lo necesario lo puedes encontrar en cualquier mercado o farmacia, no son ingredientes que nadie tenga en su casa, al contrario, probablemente todo lo que se necesita ya lo tienes en tu casa y no es necesario ir al mercado a comprarlo. Sin más que agregar, entremos en el paso a paso que todos estamos esperando.

Primer paso: retira toda el agua que el atasco haya acumulado sobre sí. Para aplicar este método casero de desatasco es vital llegar directamente sobre el atasco, por lo que es necesario quitar toda el agua que nos impida llegar sobre él.

Segundo paso: agrega 100 gramos de bicarbonato directamente sobre el atasco. Si no puedes ver el atasco, simplemente deposita el bicarbonato en la tubería hasta llegar al fondo donde muy posiblemente se encuentre el atasco.

Tercer paso: agrega dos tazas de agua calienta sobre el atasco. De esa manera lo ablandaras un poco para el siguiente paso. No olvides esperar 20 minutos para pasar al paso que sigue.

Cuarto paso: agrega otros cien gramos de bicarbonato de sodio sobre el atasco y ahora agrégale los 100 ml de vinagre para crear una mezcla efervescente directamente sobre la tubería atascada que ayude a remover todo material que esté produciendo el taponamiento. Espera otros 20 minutos.

Quinto paso: adiciona mucha agua hirviendo para eliminar todos los restos de bicarbonato y de atasco que hayan quedado en la tubería.

De esa manera ya habrás podida desatascar por completo la tubería, aunque no siempre es tan fácil de desatascar de esa forma. A veces el atasco sigue persistiendo, por lo que es necesario ponernos en contacto con un auténtico fontanero que evalué el problema, determine la solución y realice el desatasco de manera rápida y con una efectividad garantizada. Aun así, tus esfuerzos no habrán sido en vano, ya que todo lo que hiciste con el bicarbonato de sodio y el vinagre será de mucho provecho para que el fontanero pueda desatascar tu fregadero de manera más rápida.

No obstante, si no tienes prisa, puedes intentar otras maneras caseras de desatascar un fregadero, como lo es usar un desatascador de ventosa o aplicar productos químicos desatascadores que venden en el mercado. Puedes combinar los dos métodos mencionados anteriormente para mejores resultados: aplica el producto químico sobre el fregadero atascado, déjalo actuar por unos minutos, y ahora usa el desatascador de ventosa para obligar al atasco a fluir. Vierte mucha agua sobre el fregadero y comprueba los resultados.

Variedades en calefactores

Cuando se desea colocar un sistema de calefacción en aquellos espacios en donde se amerite colocar, nos encontramos con que podemos disponer de varios modelos, así como de diferentes ventajas o desventajas al ser colocados. Además de contar con la mejor disposición y que el lugar sea el más adecuado para su uso.

Es por ello que es tan importante disponer de un espacio idóneo, pero sobre todo conocer que podemos obtener de estos y que beneficios aporta, así como los materiales con los cuales se fabrica y con las distintas energías que trabaja.

Variedad en calefactores

Cuando se maneja suficiente información acerca de un tema en particular es mucho más fácil hacer los arreglos que más convengan. Es así como los calefactores trabajan desde variados puntos de vista, desde dimensiones más grandes hasta los más pequeños. Que se usan para espacios más pequeños e incluso son portátiles.

El uso de los distintos equipos van desde la ubicación geográfica de la casa, hasta el espacio con el que cuenta para la disposición del sistema. Si en algunos espacio se amerita de más calefacción simplemente se deberá saber que mecanismo es el que corresponde usar. Existe una gran variedad de productos y equipos para usar. Desde bombas de calor suelos radiantes, hasta calderas convencionales, que trabajan a partir de distintas energías.

Calefactores económicos para los hogares

En primer lugar encontramos calefactores de gas, los cuales funcionan con este combustible y además proporcionan un alto nivel de calor a los espacios en los cuales se encuentran. Dentro de estos modelos se encuentran aquellas que funcionan con gasóleo, gas natural y las que funcionan con gas propano.

Siendo las más poderosas las de gasóleo ya que tienen la capacidad de calentar espacios mucho más amplios, con gran poder de alcance y abarcar grandes superficies. Sin embargo, se necesita de tanques que deben ser instalados para que logren funcionar y no siempre se dispone del espacio para ello.

Las que trabajan con gas natural son especiales para esos espacios en donde no se dispone de grandes dimensiones, es por ello, que se usan comúnmente en las zonas urbanas, ya que no requiere de un almacenamiento propio, dado que trabaja con conexiones directas a los suministros de gas. Por lo que se amerita que exista este tipo de conexión.

Las de gas propano igualmente hacen uso de depósitos de propano los cuales no son de dimensiones tan extensas como los de gasóleo pero tienen la ventaja de ser muy rendidores y de poseer una enorme potencia un tanto superior a las de gas natural, por lo que el uso de estas también es una opción

Calefactores con energía eléctrica

De las mejores opciones que se puede encontrar están los calefactores eléctricos que trabajan con sistemas de acumulación. Siendo uno de los sistemas preferidos de muchos por su alta durabilidad, además de ser muy económicas y las cuales solo ameritan de una conexión eléctrica.

Las únicas limitantes con las que cuenta es que no logran calentar grandes extensiones de espacio, así como lugares en donde el frio sea extremo, y cada sector o espacio de por si necesitaría un calefactor independiente. Adicionado a lo que hemos mencionado este tipo de calefactor supone un gran coste ya que consume grandes cantidades de energía.

De igual manera podemos encontrar algunos modelos que funcionan perfectamente en espacios más amplios, que de igual manera trabajan con solo colocarlas en un tomacorriente.

Esta es su gran ventaja lo fácil que pueden ser de transportar y de instalar. Dentro de las variantes de calefactores eléctricos se pueden encontrar los emisores termoeléctricos, los cuales brindan enormes ventajas. Pueden programarse pero depender de otros mecanismos para poder calentar grandes espacios.

Calefactores que trabajan con radiadores de agua

En la actualidad podemos encontrar los calefactores que trabajan con radiadores de agua, los cuales se encuentran hoy en día muy bien posicionados, gracias a su alto poder de rendimiento, gracias a los radiadores que así permiten que esta energía sea propagada.

Una de sus desventajas es que la instalación de estos equipos es bastante costosa, además de que el sistema no permite que la temperatura pueda ser controlada en las distintas áreas, por lo que logra calentar pero no ser regulada.

Y en último lugar podemos encontrar el modelo de bombas de calor, las cuales trabajan en diferentes temporadas tanto el calor como el frío, ya que logran funcionar para ambos estados, cuando se necesite de aire frio fácilmente pueden producirlo y cuando se necesite del calor igualmente.

Consejos para limpieza de grifos

Resulta bastante recomendable intentar evitar la utilización de sustancias que sean abrasivas, ya sea para la limpieza de grifos o con priorización de productos naturales. Se puede hacer clara referencia hacia el interior y exterior.

El exterior del sistema es el que representa mayor visibilidad, el cual cuenta con un problema estético de encontrarse sucio. Ahora bien, si la problemática refiere al interior del grifo, de no ser visible, es demasiado grave porque afecta la fluidez con la que el agua se expulsa.

Por otra parte, hay que dejar en claro que pueden fabricarse con diversos materiales. Con lo cual, según se indique, convendrá usar elementos y técnicas que resulten adecuadas. Lo más recomendado es utilizar aquellos productos que no causen daño alguno y se mantenga en un estado neutro.

En algunos casos, cuando este producto no es suficiente, conviene recurrir a otros. El más simple es el detergente lavavajillas. Para aplicarlo, vale con un paño o una esponja de cocina. Cuando se usa una esponja, en lugar de verter el detergente directamente sobre ella, como cuando se friegan los utensilios de cocina, conviene diluirlo: una o dos cucharadas en medio litro de agua caliente. Después hay que aplicar sobre el grifo con la parte más suave de la esponja, para evitar rayaduras

Los sitios más difíciles para limpiar, y donde más se acumulan los sedimentos, es en las uniones de los grifos con los sanitarios, la encimera o el mueble en el que se encuentren. Si hay suciedad pegada que no se pueda eliminar con un paño o esponja normal, un consejo útil es recurrir a un cepillo de dientes viejo y usarlo para fregar esas zonas complicadas con bicarbonato de sodio humedecido.

Para completar la limpieza con otro elemento pensado para la higiene bucal, se corta un trozo de hilo dental y se pasa por las uniones de los grifos, con el fin de asegurarse de remover y poder quitar la suciedad oculta en las ranuras y otros rincones.

Aparte de las sustancias destinadas de forma más o menos específica a la limpieza, como el detergente o el bicarbonato de sodio, también se pueden usar productos naturales para lograr el objetivo. El que se usa con mayor frecuencia es el vinagre blanco, aunque también hay quienes promueven el uso de las bebidas de cola, ya que el ácido que contienen las convierte en buenos limpiadores de cobre, o de harina, en particular para grifos cromados o de níquel.

De todos modos, al tratarse de productos de uso cotidiano, se puede probar sin problemas su posible éxito en la limpieza de los grifos de casa. Lo que sí es recomendable es evitar el uso de sustancias abrasivas, como lejía o amoniaco, ya no solamente por el daño que podrían ocasionar sobre el grifo, sino también porque podrían contaminar los conductos y, por tanto, también el agua que circule por ellos.

Limpieza de la rejilla o filtro del grifo

Los grifos tienen en su parte interna, justo antes de la abertura una pequeña rejilla que filtra el agua que sale. Casi nunca se ve, debido a la posición del grifo. Pero salvo en algunas ocasiones, la rejilla está allí. El agua arrastra pequeñas partículas (de cal y otras sustancias), que con el tiempo se acumulan en la rejilla y alteran el correcto funcionamiento del grifo.

Para limpiarla, y destapar los pequeños orificios de la rejilla, la forma más simple y efectiva es utilizar un pequeño elemento punzante, como una aguja o un alfiler. Lo más práctico es retirar el filtro del grifo. Tras efectuar esta limpieza, hay que lavar con abundante agua el filtro, para retirar la mayor cantidad posible de estos sedimentos, y volver a colocarlo.