PROBLEMAS USUALES DE FONTANERÍA EN EL HOGAR

¿Siempre tienes los mismos problemas de fontanería en tu domicilio? ¿Crees que tienes la negra, y que nadie tiene tantos problemas de fontanería como tú? Este es tu artículo entonces, ninguno estamos libres de sufrir averías en fontanería, son inevitables, y las sufrimos todos.

Hoy te contamos las averías más comunes con las que todos tenemos que lidiar año tras año en nuestros hogares.

Lo más efectivo en estos casos es contar con un profesional de confianza que nos solucione el problema de forma rápida y con garantías.

Comenzaremos con los malos olores. Esto es un mal común, y muchas veces no podemos remediarlo, ya que sus causas pueden deberse a un mal mantenimiento o a una mala utilización de las tuberías por nuestra parte, y otras no. Si crees que el culpable eres tú, ponle remedio cuanto antes. Es necesario saber y conocer que tipo de productos y materiales no son adecuados para las tuberías. Y empezar por aquí sería una buena opción. Los malos olores pueden evitarse cambiando nuestras costumbres diarias, muchas veces somos nosotros la causa.

Problemas con la cal. La cal es un gran mal en la fontanería, y es cierto que esto ya va a depender de dónde vivamos. El agua siempre va a arrastrar cal con ella, pero en ciertos lugares o territorios, llevará mucho más que en otros, y esto sol depende de la tierra del lugar. De ahí hablaremos de agua más dura o menos dura. De igual forma el mantenimiento correcto y periódico de nuestras tuberías y grifos es la mejor solución a este problema.

Problemas de aire en nuestras tuberías. Si escuchas ruidos extraños, es posible que sea por esta razón. Las tuberías cogen aire de vez en cuando, y es necesario eliminarlo para que no cause daño en el interior de nuestras tuberías.

Atascos en tuberías. Estos hoy en día son inevitables prácticamente, y se debe a nuestras costumbres en la mayoría de las veces, en nuestras malas costumbres. Ha llegado un punto en el que para nosotros todo vale respecto a las tuberías y desagües, y es necesario recordar que el váter no es un cubo de basura, y nuestras tuberías no son trituradoras. Debemos cambiar nuestros malos hábitos adquiridos de un tiempo para acá, y volver al pasado, en el que hacíamos las cosas bastante mejor respecto a este tema.

Contacta con un buen profesional del sector de la fontanería, y realiza un mantenimiento períodico.